Cómo adiestrar a su perro para que se suba a un coche

Es raro el perro que nunca viaja en coche. Algunos perros tienen problemas con el viaje en sí, como consecuencia de las náuseas o de las visitas al veterinario, mientras que para otros, subir al coche de buen grado es un problema más básico. Si su mascota es un chihuahua, la solución es sencilla, ya que puede levantar al perro, pero si su cuadrúpedo es más grande, es mucho mejor utilizar el cerebro en lugar de la fuerza para superar el problema.

En efecto, hacer malabares con un perro pequeño en los brazos, mientras se lleva una bolsa pesada y se buscan a tientas las llaves del coche, es una hazaña de multitarea que va a acabar mal de un modo u otro. Es mucho mejor tener un perro bien entrenado. Imagínese la facilidad de que su mascota espere a que se abra la puerta del coche y salte obedientemente a la orden de «arriba». Pero esto no es sólo una fantasía porque, con un poco de planificación y práctica, usted también puede ser el orgulloso padre de un animal tan milagroso.

Definir las tareas

Enseñar a un perro a subirse a un coche empieza por que el perro aprenda cómo es la acción «Subir». Esto no tiene que enseñarse en el coche, sino que se aprende mejor en casa, enseñando al perro a apuntar a una toalla o a saltar a los escalones a la orden. Otra ventaja de aprender en otro lugar que no sea el coche es que se generaliza la orden, de modo que el perro no sólo relaciona el salto en el coche con un lugar (es decir, el coche). Esto puede ser útil en otras circunstancias, como pedirle al perro que salte a una mesa baja para asearlo o tenerlo a una altura conveniente para ponerle el collar.

Todos los perros aprenden a su propio ritmo, así que tómese su tiempo y sea paciente con el perro. Asegúrese de recompensar las pequeñas victorias e ignore los intentos fallidos. Nunca es conveniente castigar al perro si no salta como es debido. En su lugar, piense en las razones por las que no lo ha hecho, como que la sesión de adiestramiento haya sido demasiado larga o que haya distracciones en la habitación. El objetivo debe ser siempre hacer que el adiestramiento sea divertido, en lugar de oneroso, ya que ésta es la mejor manera de tener un compañero feliz y cooperativo.

Cómo empezar

El adiestramiento del perro se hará por etapas, según el método elegido. Empiece en una habitación tranquila, sin distracciones. Una vez que el perro logre realizar un paso, pase al siguiente. Si en alguna etapa el perro tiene dificultades para cumplirla, retroceda un paso para reforzar lo que el perro ya sabe.

Las sesiones de adiestramiento deben ser divertidas tanto para usted como para el perro. No olvide utilizar el juego como recompensa cuando el perro lo haga bien, por ejemplo, incorporando un juego de tira y afloja a una subida exitosa a un escalón. De este modo, el perro se esforzará por hacer lo que se le ordena en previsión de un juego al final.

Necesitará:

  • Sabrosas golosinas
  • Una toalla
  • Libros para hacer una plataforma baja
  • Los muebles a los que el perro puede subirse con gusto

El método de apuntar una toalla

1. Entienda la idea

Este método enseña al perro a «apuntar» a una toalla para tumbarse en ella. El perro aprende a tumbarse sobre ella independientemente del lugar en el que se coloque la toalla, que finalmente será el coche.

2. Introducir la toalla

En una habitación aburrida con pocas distracciones, coloque la toalla en el suelo. Deje que el perro investigue y, cuando vaya a la toalla, dígale «Sí» con voz alegre y elógielo mucho.

3. Coloque la toalla más arriba

Prepare una plataforma baja lo suficientemente amplia para que el perro se ponga de pie, utilizando lo que tenga a mano, como algunos libros. Coloque la toalla encima. Anime al perro a subirse a la toalla y elógielo.

4. Suba la toalla aún más

Si el perro puede subirse a los muebles, coloque la toalla sobre el sofá. Acaricie la toalla y, cuando el perro salte, utilice la orden que haya decidido, como «Arriba». Elogie y premie al perro.

5. Practique en diferentes lugares

Ahora practique con la mayor frecuencia posible. Asegúrese de cambiar la ubicación de la toalla con regularidad para que el perro establezca un fuerte vínculo entre la toalla como objeto y el salto a ella (en lugar de vincular el salto a un lugar determinado).

6. Coloque la toalla en el vehículo

Una vez que el perro salte alegremente sobre la toalla a la orden, colóquela en el asiento trasero del coche o en la parte posterior de su vehículo. Dé la orden «Arriba» y elogie al perro por cumplirla.

El método del señuelo para saltar

1. Entienda la idea

Utilizando una golosina sabrosa como señuelo, enseñe al perro la orden «Arriba» para que salte sobre los objetos. También es útil emparejar esta orden con la de «suelo» para saltar hacia abajo. La idea es entrenar al perro para que salte hacia arriba cuando se le ordene, dentro del coche.

2. Llame la atención del perro

Haga que el perro se acerque a un escalón o a un objeto bajo al que pueda saltar. Ponga una golosina delante de la nariz del perro para llamar su atención.

3. Atraiga al perro hacia un escalón

Mueva la golosina lentamente, dejando que el perro la siga. Atraiga al perro hacia el escalón. Una vez en el peldaño, etiquételo como «Arriba», elógialo y dale la recompensa.

4. Atraiga al perro hacia abajo

Utilice otra golosina para atraer al perro hacia abajo. Puede mostrarle la golosina y lanzarla al suelo para que salte y la siga. Cuando salte, etiquete la acción como «suelo».

5. Practicar «Arriba» y «Suelo»

Ahora practique con regularidad y haga que el perro salte desde varios objetos de la casa o durante los paseos. Aunque enseñar «Suelo» no es estrictamente esencial, un perro al que se le enseñe tanto «Subir» como «Suelo» es más capaz de entender la tarea.

6. Practicar «Arriba» en el coche

Ahora practique en el coche, pero elija un momento en el que no haya necesidad de viajar. Esto quita la presión al perro, ya que no importa si no lo hace bien. La repetición es la clave, así que acostúmbrese a practicar «Arriba» en el coche, aunque no vaya a ir a ningún sitio.

El método de crear buenos vínculos

1. Entender la idea

Algunos perros aprenden a decir «arriba» pero se niegan a aplicar la orden al subir al vehículo. Esto puede deberse a varias razones, como la asociación con el mareo o la inseguridad en el vehículo. Al enseñar al perro que las cosas buenas suceden en el coche, estará dispuesto a subir al vehículo.

2. Abordar la inseguridad en los pies

A algunos perros no les gusta subir a los vehículos porque el asiento se desplaza bajo la pata. Para ello, enséñele al perro el método «Apunta una toalla». Método. Coloque la toalla sobre superficies blandas, por ejemplo, un edredón o una manta, para que adquiera confianza en su forma de pisar.

3. Tentar al perro para que entre en el vehículo

Para el perro que tiene miedo del coche y se niega a subir, cree algunas asociaciones agradables. Con el coche parado en la calle, abra todas las puertas para que el perro pueda ver una ruta de escape clara y no se sienta atrapado. Esparza deliciosas golosinas en el asiento o ponga sus juguetes favoritos dentro. Cuando se atreva a ir a por las golosinas, elógielo mucho pero permítale salir cuando quiera.

4. Pase más tiempo en el coche

Repita el paso anterior pero anímelo a pasar más tiempo dentro. Utilice la orden «Arriba», pero con el motor del coche apagado. Pruebe a darle de comer en el coche, lo que también tiene la doble ventaja de relacionar el vehículo con algo agradable.

5. Ponga en marcha el motor

Cuando el perro se suba alegremente a por la comida, a jugar en el asiento trasero o a recibir golosinas, pruebe a encender el motor durante un rato y luego a apagarlo. Esto ayuda a que el perro acepte el vehículo y reduce la ansiedad, lo que hace que esté más dispuesto a subirse cuando se le pida.


Deja un comentario