Cómo entrenar a su perro Beagle para que haga sus necesidades fuera

Puede que tu Beagle sea pequeño, pero eso no significa que no necesite un baño de tamaño considerable. Aunque te encanta lo inteligente y excitable que es, te gustaría que se acostumbrara a ir al baño fuera. Has tenido tantas mañanas en las que has bajado las escaleras y has plantado el pie en un montón de suciedad caliente que ahora siempre aguantas la respiración cuando enciendes la luz de la cocina. No sólo es una pesadilla para limpiar, sino que también deja el piso de abajo con un olor desagradable durante un tiempo. Además, tienes niños pequeños y otras mascotas, así que no quieres que entren en contacto con todas esas bacterias.

Enseñarle a hacer sus necesidades fuera aliviará estas preocupaciones. Tampoco tendrás que preocuparte por llevarle a casa de los invitados. Podrá seguir comportándose bien y no hacer sus necesidades hasta que salga al exterior.

Definir las tareas

Los beagles son muy activos y aprenden rápido, por lo que podrá enseñarle a ir al baño fuera. Como son especialmente excitables, hay que encontrar el incentivo adecuado. Aunque la comida y las golosinas siempre funcionan bien, los juguetes también pueden ser un motivador eficaz. Tendrá que establecer una rutina constante y utilizar órdenes de obediencia para que vaya al baño según su horario.

Si es un cachorro, sólo necesita que se establezca una rutina regular al aire libre. Podrías ver resultados en una semana más o menos. Si es mayor y lleva muchos años yendo al baño donde le apetece, es posible que necesites más tiempo. Podrían pasar cuatro semanas antes de que veas resultados consistentes. Si consigue que este entrenamiento sea correcto, no tendrá que volver a fregar el suelo de la cocina para limpiar la suciedad del perro.

Cómo empezar

Antes de empezar a entrenar necesitarás hacerte con algunas cosas. Necesitarás un lugar habitual al que llevarlo cada día. También tendrá que reservar un tiempo cada día para llevarlo a su nuevo orinal, sobre todo al principio.

También necesitarás un generoso suministro de sabrosas golosinas o pequeños trozos de su comida favorita. Un juguete o dos que le gusten también pueden ayudar.

El resto de cosas que necesitas son bolsas para la caca y paciencia, y luego ya puedes empezar a trabajar

El método de la rutina

1. Horario de las comidas

Dale la comida a la misma hora todos los días. Su reloj corporal debe adquirir una rutina regular y así podrás predecir cuándo necesita ir al baño. Lo cual suele ser unos 20 minutos después de haber comido.

2. Después de cada comida

Debes sacarlo unos 15-20 minutos después de las comidas. Es entonces cuando su cuerpo eliminará la comida de ayer. Si siempre está fuera cuando tiene que ir, pronto se acostumbrará a salir solo.

3. Por la mañana y por la noche

Llévale a hacer sus necesidades a primera hora de la mañana y antes de acostarse. Si sabe que siempre va a ir a esas horas, puede que le resulte más fácil aguantar toda la noche.

4. Recompensa

Dale siempre una recompensa sabrosa cuando haga sus necesidades fuera. Este incentivo hará que sea más probable que vuelva a ir allí. También puedes elogiarle verbalmente después. Demuéstrale que se ha comportado correctamente.

5. No le castigues nunca

Es importante que no le grites ni le asustes si tiene un accidente dentro de casa. Si lo haces, puede empezar a ir al baño por miedo, lo que es aún más difícil de solucionar. Por lo tanto, limpia tranquilamente el desorden con un spray antibacteriano y asegúrate de sacarlo fuera la próxima vez.

El método del entorno

1. El mismo lugar

Es importante que le lleves al mismo lugar del exterior para hacer sus necesidades. Los beagles necesitan sentirse relajados y cómodos para hacer sus necesidades. Llevarle al mismo lugar le hará sentirse cómodo.

2. Privacidad

A usted no le gustaría que alguien le mirara cuando va al baño y a su perro tampoco. Por eso, cuando le veas oliendo el suelo, date la vuelta y dale un poco de intimidad. Así verá los resultados mucho más rápido.

3. Recompensa

Asegúrese de que siempre reciba una recompensa después de ir al baño. Una golosina rápida reforzará que ha hecho lo correcto. Asegúrate de que lo reciba a los pocos segundos de ir al baño, de lo contrario puede que no lo asocie con ir al baño fuera.

4. El estímulo de ayer

Si le cuesta ir fuera, puede que tengas que ayudarle. Para ello, puedes limpiar su nuevo lugar de aseo con algo de lo que hizo ayer. Si puede oler que ha ido al baño allí antes, será más probable que vuelva a ir.

5. Rutina

Asegúrate de sacarlo a lo largo del día, incluso después de las comidas y por la mañana y por la noche. En pocas palabras, si siempre está fuera cuando necesita ir al baño, no tendrá más remedio que ir allí. No tardará en convertirse en un hábito.

El método de las señales verbales

1. Salir al exterior

Llévale fuera siempre que creas que va a necesitar ir al baño. Asegúrate de que llevas contigo las bolsas de caca y algunas golosinas sabrosas.

2. hora de ir al baño

Cuando le veas olfatear como si estuviera a punto de ir al baño, dale la instrucción de «hora del orinal». Dásela con una voz alegre y juguetona. Si cree que se trata de un gran juego, se sentirá más relajado y dispuesto a ir.

3. Recompensa

Una vez que haya ido al baño, puedes darle un premio. Asegúrate de que también le das algún elogio verbal y atención. Cuanto mayor sea la recompensa, más probable será que vuelva a ir al baño.

4. Practique

Durante una semana, dale esta orden siempre que vaya a ir al baño. Pronto empezará a asociar la acción con la orden. En este punto, puede empezar a dar la orden cuando usted esté todavía en la casa, para decirle que va a salir para ir al baño. A estas alturas, el simple hecho de oír la frase hará que necesite ir al baño.

5. Deja las golosinas

Una vez que se haya acostumbrado y no haya tenido ningún accidente dentro de la casa durante un tiempo, puedes suprimir poco a poco las golosinas. En ese momento, ir al baño fuera será un hábito y ya no necesitará un incentivo sabroso.


Deja un comentario