Cómo entrenar a su perro para que acepte un cachorro

Hace muchos años que tiene un fiel compañero canino. Casi se siente como parte del mobiliario. Ya no tiene la misma energía y ganas de moverse que antes, pero eso no significa que le quieras menos. Sin embargo, has decidido introducir un nuevo cachorro en casa. Todo el mundo está entusiasmado, especialmente los niños. Sin embargo, te preocupa un poco que tu perro actual no esté muy contento con la nueva llegada. No quieres que haya agresiones ni problemas, no será bueno para ninguno de los dos. Así que tienes que entrenarlo cuidadosamente para que acepte al nuevo cachorro.

Conseguir este entrenamiento es esencial para la felicidad de ambos perros. Cualquier agresión al principio de la vida del cachorro podría convertirse en un tema permanente y provocar problemas más adelante.

Definir las tareas

Adiestrar a su perro para que acepte a un nuevo cachorro no siempre será un paseo. Tendrá que estar constantemente atento para asegurarse de que se llevan bien. Tendrá que controlar su hábitat y presentarlos con cuidado. Se necesitará una gran reserva de golosinas y comida para mantenerlo contento con el recién llegado. Este adiestramiento puede llevar un tiempo. Si es especialmente testarudo y territorial, es posible que tenga que invertir varias semanas en el adiestramiento. Si es viejo y fácil de llevar, podría llevarle sólo un par de semanas.

Es importante que el adiestramiento sea correcto para todos los miembros de la casa. Cualquier problema que surja al principio se agravará con el paso del tiempo. También es importante que se lleven bien para que el cachorro pueda aprender valiosas lecciones de vida de su perro actual, como no ir al baño en el suelo o saltar sobre los muebles.

Cómo empezar

Antes de ponerte manos a la obra necesitarás algunas cosas. Para empezar, necesitarás una jaula y una puerta para bebés, de modo que puedas garantizar cierta distancia entre ellos. También necesitarás un generoso suministro de golosinas y comida sabrosa. Los juguetes también serán útiles, así como los rompecabezas de comida.

La otra cosa principal que necesitas es tiempo. Debe poder controlar a ambos perros para corregir cualquier comportamiento problemático.

Una vez que haya conseguido todo lo anterior y haya asignado algo de tiempo de su horario normal, ¡está todo listo para ponerse en marcha!

El método de preparación de la escena

1. Retirada

Retire los objetos de la casa con los que su perro actual se sienta protector. Sus juguetes, por ejemplo, deben mantenerse fuera del camino para empezar. Esto le ayudará a sentir menos que su territorio está siendo invadido cuando llegue el cachorro.

2. Terreno neutral

No los presentes por primera vez en la casa. En su lugar, llévelos a pasear juntos. De nuevo, esto eliminará algunas de las presiones iniciales del encuentro en su territorio actual. Al final del paseo, puedes llevarlos de vuelta a la casa.

3. No cojas al cachorro en brazos

Cuando se encuentren por primera vez, es importante que se encuentren en un terreno de juego más o menos llano. Sostener al cachorro en tus brazos puede hacer que éste se sienta vulnerable y tu perro actual celoso y protector.

4. Correa

Asegura a ambos con la correa al principio. Así tendrás el control y la posibilidad de separarlos si aparecen signos de agresividad. Deja que se olfateen y se saluden, pero sepáralos durante un rato si ves que uno de ellos no está contento.

5. No los dejes juntos

Incluso después de haberles quitado la correa, no los dejes solos durante las primeras dos semanas. Debes estar presente para que ambos se sientan cómodos. Si ocurre algo, sepáralos con calma y vuelve a juntarlos más tarde. Sólo cuando estés seguro de que ambos están relajados el uno con el otro debes dejarlos solos.

El método de la rutina

1. No los encierres juntos

Asegúrate de no encerrarlos en la misma jaula o habitación para empezar. Esto puede provocar rápidamente tensiones y agresiones. En su lugar, permítales pasar algún tiempo juntos, pero luego hágales dormir en habitaciones separadas durante las primeras semanas.

2. Utilice puertas para bebés

Su perro actual necesita sentir que no ha perdido todo su territorio de golpe. Por eso, utiliza puertas para bebés para asegurarte de que mantiene algo, por ejemplo, junto a su cama. A lo largo de un par de semanas, puedes retirar las puertas cuando se haya acostumbrado a tener al cachorro en casa.

3. No permitas ningún tipo de acoso

Si se acerca y se muestra agresivo o intimida al cachorro, debes retirarlo siempre. Enciérralo durante 60 segundos y vuelve a dejarlo salir. Para que lo acepte, tiene que saber que sólo se permitirán interacciones tranquilas.

4. Separe sus comidas

Durante las primeras semanas, mantén sus cuencos de comida separados. La comida es un tema de disputa y quieres evitar cualquier problema. Coloca los cuencos en extremos distintos de la habitación y ponte entre ellos. Para que acepte al cachorro, debe conocer las reglas, una de las cuales es que la comida del cachorro está estrictamente prohibida.

5. Comparte la atención

Para que acepte al cachorro, no puede sentir que sólo te preocupas por él. Asegúrate de prestarles atención a ambos para evitar los celos. Puedes acariciar suavemente a los dos al mismo tiempo para mantenerlos tranquilos.

El método de refuerzo

1. Elogie

Cuando veas que interactúan correctamente, acércate y dales a ambos una golosina. Si saben que un comportamiento tranquilo con el otro les proporcionará sabrosas recompensas, verás que ambos tienen una muy buena razón para aceptarse mutuamente.

2. Nunca castigues

Es importante que no le castigues por su mal comportamiento, especialmente con el cachorro. Si cree que el cachorro le mete en problemas, sólo empezará a resentirse. En su lugar, retíralo con calma de la situación durante un breve periodo de tiempo.

3. Ruta de escape

Asegúrate de que tiene una vía de escape hacia su cama. Si el cachorro es molesto o quiere estar solo, asegúrese de que pueda conseguirlo fácilmente. Esto le ayudará a reforzar que sigue teniendo su propio espacio, lo que facilitará la aceptación del recién llegado.

4. Esté atento

Es importante que los vigiles muy de cerca en todo momento. Cualquier discusión podría marcar la pauta para el resto de su relación. Por eso, no dudes en separarlos si detectas alguna tensión. Permíteles poco a poco pasar más y más tiempo en la misma habitación, pero mantente siempre presente durante las primeras dos semanas.

5. Cansar al cachorro

Puede parecer extraño, pero es mucho más fácil aceptar a un cachorro cansado que a uno que va de un lado a otro perturbando la paz y la tranquilidad del perro actual. Asegúrate de que su atención se canaliza adecuadamente. Los rompecabezas de comida son otra forma de mantener a los dos distraídos al principio hasta que se acostumbren a tener al otro cerca.


Deja un comentario