Cómo entrenar a su perro para que entienda el «Vale

Enseñar a su perro a entender el «¡Vale!» es una importante habilidad para la vida. «Okay» es lo que los adiestradores profesionales llaman una «orden de liberación»

Hay muchas aplicaciones en las que enseñar a su perro a esperar una orden de liberación como «okay» resulta muy útil:

  • ¿Quiere que su perro deje de abalanzarse sobre la puerta trasera cuando lo deja salir a hacer sus necesidades?
  • ¿Quiere que su cachorro deje de forzar la cara en el cuenco de la comida incluso antes de que lo ponga en el suelo?
  • ¿Qué le parece enseñar a su perro a quedarse en un sitio cuando se lo pida, cada vez?

Todos estos comportamientos son ejemplos de lo que los conductistas de animales llaman «control de impulsos» Esto significa enseñar a su perro que tiene que aprender a ser paciente: no puede tener todo lo que quiere cuando lo quiere.

Sin embargo, ¡las cosas buenas llegan a los que esperan!

Definición de tareas

Los tres métodos de adiestramiento de esta guía ofrecen diferentes vías para enseñar el control de los impulsos y, por extensión, la orden de liberación «ok». Le recomendamos que entrene todos estos comportamientos a su perro. Sólo mediante el uso de la palabra de liberación en diferentes situaciones, su perro aprenderá que «okay» es una orden universal.

Los tres métodos utilizan el principio del «castigo negativo» para enseñar a su perro un nuevo comportamiento. Esta es una forma elegante de decir que usted retendrá algo bueno, en este caso, una recompensa de comida, hasta que obtenga el comportamiento que desea, en este caso, un «quieto» o una «espera».

Tenga en cuenta que no necesita corregir a su perro en ningún momento de estos métodos de adiestramiento. Simplemente ignore los comportamientos no deseados, asegúrese de que su perro no gana la recompensa y vuelva a empezar con paciencia.

Cómo empezar

Necesitará algunas recompensas de comida para enseñar de forma más eficaz estos comportamientos de control de impulsos y la orden de liberación, «¡Bien!». La razón por la que los adiestradores profesionales utilizan la comida para entrenar es que puede repetirse fácil y rápidamente sin interrumpir la sesión de adiestramiento ni convertirse en una distracción no deseada.

Una vez que su perro haya dominado una habilidad, puede empezar a sustituir las recompensas de comida por otras cosas que le gusten a su perro.

Por ejemplo, puede pedirle a su perro que se quede, lanzarle una pelota y luego soltarle la pelota. En este caso, la pelota es la recompensa en lugar de la comida. Sin embargo, si intenta entrenar utilizando la pelota, se dará cuenta de que puede quitarle la atención a su perro, y será difícil conseguir la rápida repetición que necesita para enseñar un nuevo comportamiento rápidamente.

La parte más difícil de aprender para su perro es durante la fase inicial de la enseñanza de cada comportamiento. Repita el proceso con paciencia, manteniendo el listón lo suficientemente bajo para que su perro tenga éxito, y finalmente, entenderá este juego. Una vez que tenga la idea básica, añadir tiempo y distancia al comportamiento suele progresar rápidamente.

El método de la espera

1. Posición inicial

Empiece con una bolsa de golosinas cortadas en trozos del tamaño de un guisante o con croquetas de las raciones diarias de su perro, con éste cerca.

2. ¡Tengo una golosina!

Coloque un trozo de comida en su mano mientras su perro le presta atención y cierre el puño en torno a él, al alcance de su perro para que pueda alcanzarlo.

3. Paciencia

Es probable que su perro intente olfatear su mano para llegar a la golosina. No le corrija con un «no» ni con ninguna otra orden. Sólo espere a que se «rinda» aunque sea unos segundos, abra el puño y diga «¡Bien!» en un tono emocionado. Deje que su perro reciba la golosina. Repita la operación hasta que su perro deje de ir a por su puño cerrado y espere a que usted diga la palabra de liberación y entonces abra el puño para que lo coja.

4. Abrir y cerrar

Comience a abrir el puño antes de dar la palabra de liberación. Si su perro va a por la golosina, y probablemente lo hará al principio, cierre el puño. No lo corrija. Continúe repitiendo esto pacientemente hasta que su perro permita que su mano esté abierta durante un segundo, entonces diga «¡Bien!» y deje que reciba la golosina.

5. Añada duración

Repita el último paso, añadiendo gradualmente algo de tiempo entre el momento en que abre la mano y la palabra de liberación.

6. Nuevas ubicaciones de las golosinas

Una vez que su perro «lo entienda» dejando la golosina sola durante 15 segundos, empiece a colocar la golosina en el suelo, repitiendo el proceso con la mano ahuecada sobre la golosina.

7. La práctica hace la perfección

Practique el juego de la espera en muchos lugares diferentes, ampliando el tiempo. Incluso después de que su perro domine este juego, siga practicándolo con el acceso a juguetes, saliendo al exterior y otras cosas que su perro realmente disfrute, en lugar de recompensas de comida.

El método de la espera

1. Primero, quédese quieto

Comience con su perro en posición sentada con una bolsa de golosinas cortadas en trozos del tamaño de un guisante o algunas de sus croquetas habituales de sus raciones diarias. Abra su mano y levántela para que su perro vea su palma y diga «quieto». Espere 2 segundos y, si su perro sigue sentado, diga «¡Bien!» y deje que su perro se levante y se acerque a usted para coger la golosina.

2. Repetición

Repita el paso anterior entre 5 y 10 veces, añadiendo un poco de tiempo antes de soltar y premiar.

3. A distancia

Ahora está listo para empezar a añadir un poco de distancia entre usted y su perro. Acompáñelo a su sitio, pida que se siente, diga «quieto» con su señal de mano y dé un paso atrás. Si su perro se queda en su posición, espere unos segundos, diga «¡Bien!» y deje que se acerque a usted para recibir su golosina.

4. Añada distancia y duración

Repita el paso anterior, añadiendo gradualmente tiempo y distancia a este juego. De momento, ignore las pausas no deseadas para «quedarse». Haga que su perro vuelva a su posición con paciencia y vuelva a intentarlo. Si su perro fracasa de forma persistente, entonces está poniendo el listón demasiado alto. Su trabajo consiste en preparar a su perro para el éxito.

5. La práctica hace la perfección

Siga practicando esta habilidad en diferentes lugares dentro y fuera de su casa, añadiendo distancia y duración a medida que su perro perfeccione esta habilidad. Incluso después de que su perro domine este juego, continúe practicándolo con acceso a juguetes, salidas al exterior y otras cosas que su perro realmente disfrute en lugar de recompensas de comida.

El método de la caja

1. Posición inicial

Esta es una buena forma de practicar la palabra de liberación «¡Bien!» junto con el adiestramiento de su perro en la jaula. Haga que su perro entre en su jaula. Si es necesario, lance una golosina para atraerlo. Cierre la puerta de la jaula. Tire una golosina en el suelo a unos 30 cm de la puerta para que su perro pueda verla.

2. Primero, espere

Diga «espere» con una voz lenta y prolongada y, a continuación, acerque la mano a la puerta y comience a abrirla lentamente. Es probable que su perro intente abalanzarse sobre la puerta de la jaula. Cierre la puerta con paciencia hasta el final.

3. Repetición

Repita el proceso de empezar a abrir la puerta y luego cerrarla hasta que su perro «lo entienda» y pueda abrir la puerta por completo. Una vez que tenga la puerta abierta con su perro dentro de la jaula durante 1 segundo, dé la palabra de liberación «¡Bien!» y deje que salga corriendo a por su merecida golosina.

4. Ignore el comportamiento no deseado

Si su perro sale antes de que usted tenga la oportunidad de cerrar la puerta, pase la mano por encima de la golosina para que no pueda premiarse por romper la «espera». No le corrija con palabras duras. Pídale que vuelva a su jaula, sobornándolo si es necesario, y reanude el proceso con paciencia.

5. Paciencia

Tenga paciencia con su perro durante este proceso. Lo más difícil será conseguir que la puerta se abra del todo durante unos segundos antes de soltarla. Siga practicando los tres primeros pasos hasta que su perro lo consiga al menos el 80% de las veces antes de empezar a añadir algo de duración a este juego.

6. La práctica hace la perfección

Practique con regularidad una vez que su perro haya dominado este juego. Una vez que su perro esté esperando pacientemente con la puerta abierta en su jaula y usted muy cerca, empiece a añadir algo de distancia entre usted y la jaula. Mantenga la golosina cerca de usted para poder negársela a su perro si rompe la espera.

7. Habilidades para la vida

Esta es una habilidad para la vida, así que practíquela en diferentes lugares, como en su alfombra o en la puerta, antes de salir al exterior, para que la palabra de liberación «¡Bien!» adquiera un significado universal para su perro.


Deja un comentario