Cómo entrenar a su perro para que pida permiso

Al igual que nuestros hijos, esperamos que nuestros perros tengan buenos modales. Un perro bien educado hace que la vida cotidiana sea mucho más fácil. Pero, a diferencia de nuestros hijos, no podemos enseñar a nuestros perros a utilizar palabras como «por favor» y «gracias» para pedir lo que quieren y un lenguaje que les permita saber si lo que quieren está permitido. No se desespere Aunque no podamos hablar con nuestros compañeros caninos, es posible utilizar cosas como el contacto visual y las señales verbales y no verbales para dar permiso a nuestro cachorro para hacer algo. El truco está en entrenarlo para que sepa cuándo debe pedir esos permisos.

Definir las tareas

Lo mejor es entrenar a su perro para que pida permiso cuando todavía es un cachorro y aplicar la necesidad de pedir permiso a cualquier elección o decisión que se le plantee. El concepto de permiso puede ser difícil de comunicar, por lo que crear los tipos de situaciones inciertas que su perro podría encontrar en su vida diaria en un entorno de adiestramiento controlado es la mejor manera de introducirle en la idea de esperar su orden de «sí» o «no» antes de hacer algo. Los siguientes métodos pueden utilizarse para entrenar a su perro a fin de que se acostumbre a la idea de pedir permiso antes de decidir hacer prácticamente cualquier cosa que se encuentre en la casa o en un paseo con usted.

Cómo empezar

Estos métodos deben practicarse primero en entornos muy controlados en los que usted haya preparado la situación para la que su perro pide permiso o sea capaz de controlarlo si al principio no entiende el concepto de no tener permiso para hacer algo. Se trata de un concepto bastante abstracto para un perro del que nunca se ha esperado que pida permiso, así que tómese el entrenamiento con calma y sea paciente. Practique los pasos que se indican a continuación durante breves incrementos de tiempo a lo largo de unas semanas, y no ponga a su perro en una situación desconocida hasta que esté seguro de que sabe cuándo tiene permiso para actuar de una determinada manera.Necesitará:

  • Una correa corta (unos dos metros)
  • Croquetas
  • Golosinas
  • Los juguetes favoritos de su perro
  • Un clicker (si su perro está acostumbrado al adiestramiento con clicker)

El método de la correa corta para interiores

1. Ate a su perro a una correa corta

En una habitación tranquila y con la menor distracción posible, ate a su perro a una correa corta (menos de 1,80 metros) y sujétela por el otro extremo.

2. Tiente a su perro con su comida

Ahora cree un escenario en el que quiera que su perro pida permiso antes de actuar. Tire unos trozos de su comida habitual al suelo, fuera de su alcance con la correa.

3. Observe y espere

No deje que su perro llegue a las croquetas todavía. Es probable que su atención se centre en la distracción que ha creado. Espere y obsérvelo de cerca. Cuando por fin le mire para pedirle indicaciones, confirme que ha hecho lo que usted quería diciéndole «bien» o «sí» Si su perro está acostumbrado al adiestramiento con clicker, haga click en el momento en que le mire para que le guíe. A continuación, deje que acceda a la croqueta.

4. Repita

Repita este ejercicio en diferentes lugares de la casa; su perro debería pedir permiso independientemente del lugar.

5. Varíe su respuesta

Cuando su perro le busque, a veces déle el visto bueno para que se coma las croquetas con su permiso verbal o con un clic del mando, pero varíe su respuesta con algún «no» o «ahora no» En esos momentos, pida a su perro que se acerque a usted en lugar de acceder a las croquetas. Cuando venga, dele un premio de su mano. Sea cual sea la respuesta, usted quiere que le mire para pedirle permiso para continuar o no; recompénselo por «pedir» cada vez.

6. Varíe la situación

Cuando su perro empiece a buscarle inmediatamente para que le guíe en la situación de las croquetas, empiece a variar la situación colocando golosinas o un juguete fuera de su alcance. Asegúrese de que aplica el mismo comportamiento a estas nuevas situaciones. Si aún no lo ha conseguido, no dude en pasar más tiempo con las croquetas. Cada perro aprende a un ritmo diferente. Cuando se dirija a usted para pedirle permiso antes de acercarse a cualquiera de sus cosas favoritas, sabrá que ha aprendido a pedir antes de hacer.

El método de la correa corta al aire libre

1. Utilice una correa corta

Ate una correa corta (aproximadamente 1,8 metros) al collar de su perro. Quiere poder mantenerlo cerca de usted y controlar su acceso a todo lo que pueda encontrar en un paseo al aire libre.

2. Salir a pasear

Salga a pasear al aire libre por una zona segura y conocida. Durante el adiestramiento, es mejor no encontrar ningún escenario extremo o peligroso.

3. Vigile a su perro

Mientras pasea, no pierda de vista a su perro. Cuando huela o vea algo a lo que quiera acercarse, sujete la correa (tire suavemente hacia usted si es necesario), impidiendo que acceda a lo que quiera acercarse antes de preguntarle si está bien.

4. Espere el momento adecuado

Mantenga firme la correa hasta que su perro le mire. Cuando lo haga, dale un «OK» verbal o haz clic con el mando para darle permiso para acercarse a lo que le interesa; en este caso, permitirle olfatear o explorar es su propia recompensa.

5. No tenga miedo de decir «no»

Si lo que su perro quiere acercarse es maloliente o peligroso, o si necesita mantenerse en el camino, cuando su perro le mire, dígale «no» y pídale que se acerque a usted. Si intenta esforzarse hacia lo que quiere, tire suavemente de la correa hacia usted. No permita que se premie a sí mismo sin su permiso. Si viene hacia ti cuando se lo pides, dale un premio

6. Repita

Haga esto cada vez que su perro quiera salirse del camino, olfatear algo o acercarse a otro perro o animal. Con el tiempo, su perro debería pedirle permiso automáticamente cuando se encuentre con cualquier situación novedosa en sus paseos. Cuando sea así, podrá confiar en él con una correa más larga o, eventualmente, sin correa (si es una zona segura para hacerlo).

El método Sit For It

1. Aproveche el repertorio de su perro

Con este método, aprovechará la capacidad ya aprendida de su perro de «sentarse» cuando se lo pidan.

2. Presente a su perro una situación controlada

En un entorno interior controlado, coloque en el suelo algo que su perro pueda desear: croquetas, una golosina o un juguete favorito.

3. Pida a su perro que se siente

En cuanto su perro se acerque al objeto tentador que ha colocado delante de él, pídale que se siente. Cuando lo haga, diga «¡sí!» o «¡ve por él!» y deje que coja el objeto inmediatamente.

4. Practique

Practique este paso y añada poco a poco tiempo entre la orden «siéntate» y el momento en que su perro se acerca al objeto deseado.

5. Llévelo al exterior

Una vez que su perro sea capaz de sentarse con éxito durante más tiempo antes de ir a por su croqueta, golosina o juguete, pruebe a sacar esta habilidad a pasear en un entorno familiar y poco estresante. Ahora, cuando su perro quiera salirse del camino o acercarse a otro perro, pídale que «se siente» y espere a darle el visto bueno. Si no es algo que quiere que haga, dígale «ahora no» o «no», y dele una golosina en lugar de la recompensa de acercarse a lo que le interesa.

6. Sentarse para pedir permiso

Con el tiempo, su perro aprenderá a sentarse cuando quiera pedirle permiso para algo, y sólo lo hará cuando usted le dé la orden de «sí».


Deja un comentario