Cómo entrenar a su perro para que salga a la calle bajo la lluvia

Usted adora a su perro. Es grande, mimoso y está lleno de energía. Pero toda esa energía va acompañada de la necesidad ineludible de sacarlo a pasear con regularidad. No puedes tener a un perro tan grande encerrado en casa todo el día. Necesita hacer mucho ejercicio. Por eso, cuando te diste cuenta de que tenía aversión a la lluvia, no podías creerlo. Simplemente no quiere dar un paso hacia la puerta cuando llueve a cántaros. Aunque a ti también te gustaría quedarte seco y calentito, él se lanza como un loco por la casa si no se desahoga.

Entrenarle para salir bajo la lluvia es esencial para su salud. Si vives en un clima lluvioso, es aún más importante que lo entrenes para salir bajo la lluvia. Si es un perro grande, aumentará rápidamente de peso y será infeliz si no hace suficiente ejercicio.

Definir las tareas

La buena noticia es que entrenar a su perro para que salga bajo la lluvia es relativamente sencillo. Sólo tiene que encontrar la motivación adecuada. Si cada vez que empieza a llover sabe que va a recibir una comida deliciosa o sus juguetes favoritos, puede que empiece a esperar con ansia un chaparrón. De nuevo, si puede recompensarle con atención, diversión y juegos, entonces sacarle de la puerta cuando llueva no será un reto tan grande. Si es un cachorro, debería estar lleno de energía de todos modos y podrías ver resultados en pocos días. Si es viejo, perezoso y prefiere estar tumbado bajo el radiador caliente, puede que necesites un par de semanas para conseguir que salte bajo la lluvia.

Enseñarle a salir bajo la lluvia no sólo es bueno para él, sino también para ti. Es un tiempo de unión de calidad, y un buen estiramiento de las piernas será beneficioso tanto para su cuerpo como para su mente.

Cómo empezar

Antes de empezar a entrenar, tendrá que reunir algunos elementos. El componente más importante será una correa. No podrá mojarse para empezar sin una. Si es grande y fuerte, quizá también quieras utilizar un arnés corporal. Esto reducirá la tensión en su cuello y te dará más control.

También necesitarás algunas golosinas o su comida favorita. Y también algunos juguetes irresistibles, como una pelota de tenis. Aparte de eso, asegúrate de tener algo de tiempo para comprometerte con el entrenamiento siempre que llueva.

Una vez que tenga todo eso, ¡ya está todo listo!

El método de motivación con juguetes

1. Emoción en el interior

Coge uno o dos juguetes y dedica 10 minutos al día a jugar con ellos. Cuando juegues, habla con voz animada y haz que se emocione de verdad. Los juegos como el tira y afloja lo convertirán en una experiencia aún más estimulante. Estos juguetes le servirán para salir de casa más tarde, cuando llueva.

2. Déjalos en su cama

Después del juego, deja los juguetes en su cama durante la noche. Si están en su entorno, se sentirán como suyos y también olerán como él. Esto hará que le apetezca más acercar su boca a ellos cuando estén fuera, aunque esté mojado.

3. Cuando llueve

En cuanto empiece a llover, llévale a la puerta y empieza a jugar con sus juguetes favoritos. Haz que se esfuerce hasta que no preste atención a la lluvia. Ahora abre la puerta y sigue jugando, sin dejar de estar dentro. De este modo, le estarás exponiendo gradualmente a los elementos.

4. Salga al exterior

Utilizando el juguete como reclamo, sal a la calle para estar bajo la lluvia. Sigue hablando con voz animada y anímale a salir y unirse a ti. Cuanto más agudo y juguetón seas, más probable será que te siga.

5. Atención constante

Debes mantener la atención y el juego durante todo el tiempo que esté bajo la lluvia. Juega a tirar de la cuerda, a buscarla, haz todo lo posible para que sea lo más divertido que haya hecho nunca. También mantén el ánimo: se sabe que los perros reflejan los sentimientos de sus dueños, así que sé feliz. Haga esto cada vez que llueva hasta que se sienta cómodo en él e incluso espere con ansias la atención extra que recibe en los paseos mojados.

El método del señuelo de la comida

1. Empieza con poca luz

Espere a que llueva suavemente. No quieres que su primer encuentro con la lluvia sea cuando llueva a cántaros. Tienes que ir aumentando su confianza poco a poco. Una vez que hayas conseguido el grado adecuado de lluvia, asegúralo con una correa y dirígete a la puerta.

2. Recompensa

Dale una golosina cuando le pongas la correa. Dale otro cuando te dirijas a la puerta. Luego, dale otra cuando dé un paso hacia la puerta. Incluso puede sostener una golosina frente a su nariz y atraerlo así.

3. Golosina a la altura de la cintura

Una vez que haya salido por la puerta, puede empezar el paseo. Mantenga una o dos golosinas en su mano a la altura de su cabeza mientras camina. Asegúrese de que sabe que está ahí y anímelo a que intente cogerlo. Cada 20 metros, dale una de esas golosinas. La idea es mantenerlo distraído y hacer que se dé cuenta de que la lluvia trae comida.

4. Hazlo corto

Las primeras veces, sólo salga a dar un paseo de 10-15 minutos. Puede aumentar la duración más adelante, pero por ahora quiere que asocie la lluvia con un paseo corto y sabroso. No quiere que se enfríe y se aburra demasiado rápido.

5. Aumente la distancia

Después de varios paseos cortos, puede aumentar gradualmente el tiempo que pasa a la intemperie. También puedes empezar a desafiar la lluvia más intensa. Simplemente, mantén siempre el ánimo y las golosinas hasta que se sienta cómodo y relajado en él. Cuando ya no se sienta perplejo por salir a la calle bajo la lluvia, puede ir suprimiendo poco a poco las golosinas.

El método de la rutina y el entorno

1. Empiece pronto

Debería empezar a sacarlo bajo la lluvia desde una edad muy temprana. Si siempre lo ha hecho, ni siquiera pensará en ello como una opción y se limitará a hacerlo. No recuerdas haber comido zanahorias cuando eras un bebé, pero probablemente por eso las comes hoy.

2. La hora del baño

Otra forma de acostumbrarle a la lluvia es utilizarla en tu beneficio. Si sabes que es probable que necesite ir al baño pronto y hay nubes grises y oscuras encima, espera un poco y entonces no tendrá más remedio que salir si quiere ir al baño. Pero no le hagas esperar demasiado. Si la lluvia no se produce con relativa rapidez, salga de todos modos.

3. Chubasquero para perros

Puede que simplemente le disguste mojarse y pasar frío, como a la mayoría de nosotros. Afortunadamente, puedes conseguir chubasqueros caninos en Internet y en tiendas de animales. Esto puede darle el calor y la protección que necesita para aventurarse a salir.

4. Empieza con un paraguas

Puede parecer una locura, pero puedes fomentar su confianza sosteniendo un paraguas sobre él mientras camináis. Esta protección adicional puede hacer que el tiempo sea soportable y que él esté dispuesto a salir con él. Piensa en ello como un feliz compromiso.

5. Refuerzo positivo

Anímelo y recompénselo siempre que salga bajo la lluvia. Cuantas más golosinas y atenciones reciba de usted, más contento estará y menos le importará la humedad. Así que háblale con voz aguda y animada mientras paseas.


Deja un comentario