Por qué a los perros les gusta comer caca

Estás acurrucado con tu perro y lo hueles. Buscas en sus patas y en su trasero esperando encontrar una respuesta y entonces te das cuenta de que es su hocico. Su perro ha estado comiendo caca. Puede que esta sea una de las cosas más desagradables que su perro pueda hacer, pero no lo hace para darle asco. La coprofagia es un término que se refiere al consumo de heces. En realidad, es común tanto en los cachorros como en los perros adultos. Algunos estudios señalan que el 85% de los perros se comen la caca de otro perro y el 16% la suya propia.

La coprofagia en perros adultos puede ser de carácter conductual o derivarse de uno o varios de los muchos problemas médicos que pueden hacer que su perro ingiera caca. La coprofagia es más común en los cachorros, las mascotas castradas y los perros que viven en hogares con otros perros. Los Border Collies y los Shelties son un 40% más propensos a comer caca, mientras que los Caniches rara vez lo hacen. Si su perro come caca, es importante que tome medidas para reducir este comportamiento inmediatamente. Puede trabajar con un adiestrador para investigar los problemas de comportamiento y con un veterinario para eliminar los problemas médicos.

La raíz del comportamiento

¿Por qué los perros se comen las cacas? Bueno, comer caca en los cachorros es bastante común. Las madres limpian el trasero de sus cachorros hasta que son destetados, y el cachorro sin duda olerá la caca en su aliento. Para él, es natural comer lo que huele en el aliento de su madre. Los cachorros también son curiosos y buscan aprender en su entorno. Gran parte de su aprendizaje se produce a través de su sentido del gusto, por lo que es posible que coman para aprender. También pueden ver a los perros adultos comiendo caca y copiar su comportamiento. Si la ingesta de caca continúa en la edad adulta, hay que investigar el origen, ya sea conductual o médico. Los perros adultos comen caca por razones de comportamiento, por razones médicas o por una combinación de ambas. Las investigaciones sugieren que los perros que son castigados de forma inapropiada por hacer caca en casa pueden convencerse de que la caca es mala y se la comen para ocultar su mal comportamiento.

En la naturaleza, los lobos consumen caca para que los depredadores no los encuentren. Del mismo modo, los perros pueden comer sus cacas con el deseo de mantener su zona limpia y segura. A los perros no les repugna la caca como a nosotros y tienden a ser carroñeros. Encontrar una caca fresca, o un «polo» congelado, puede hacer que su mascota se emocione. Para los perros, sus propias cacas y las de otros pueden ser realmente tentadoras. Los perros que se quedan solos todo el día pueden estar simplemente aburridos y recurrir a comer caca para entretenerse. Los perros que están ansiosos o que necesitan atención también pueden comer su caca como forma de atraerla. Los perros aceptan cualquier tipo de atención, aunque sea negativa. Los perros confinados, en un refugio abarrotado o en un criadero de cachorros, también se comerán sus cacas.

Hay muchas razones médicas por las que su perro come caca. Su perro podría tener una dieta deficiente que carece de las calorías y nutrientes necesarios. Podría tener problemas de malabsorción o parásitos. Varias afecciones que pueden aumentar el hambre, como la diabetes, una afección de la tiroides o la enfermedad de Cushing, podrían hacer que buscara más comida en sus cacas. Por último, la toma de medicamentos esteroides también podría hacer que busque más nutrientes en la caca. Comer su propia caca no le hará daño, pero comer la caca de otros podría ser peligroso, ya que puede contener parásitos. Si su perro nunca ha comido caca, y de repente muestra otros síntomas como pérdida de peso, vómitos, diarrea, cambios de comportamiento o malestar, debe buscar atención médica. Ingerir caca no es la forma que tiene su perro de hacerse daño, sino de intentar curarse. Si le falta una dieta rica en nutrientes, o no puede digerir correctamente su comida, puede estar buscando esos nutrientes en sus heces en un esfuerzo por solucionar su propio problema. Básicamente, su perro tiene hambre y sabe que sus heces son nutritivas.

Fomentar el comportamiento

¿Cómo evitar que los perros se coman sus cacas? Existen algunas recomendaciones para frenar este hábito. Si encuentra a su perro comiendo caca, no lo castigue. Cualquier atención sólo fomentará el comportamiento. Acostúmbrese a mantener su zona limpia de cacas recogiéndolas en cuanto las elimine. Durante el paseo, llévelo con la correa y aléjelo de sus propias cacas o de las de otros. Distráigalo de la caca y ofrézcale una recompensa cuando la deje y se acerque a usted. Trabaja mucho las órdenes de «Déjalo» y «Ven». Contrata a un adiestrador si tus esfuerzos no logran un cambio. No le dejes solo durante mucho tiempo ni en un espacio cerrado donde pueda hacer caca y luego quedarse solo con sus heces. Ofrézcale juguetes que le estimulen y alivien el aburrimiento que puede contribuir a que busque estímulos para comer su caca.

También es muy importante darle una comida nutricionalmente equilibrada y densa que sea fácilmente digerible. Lo ideal es que sea de calidad humana, no procesada y húmeda. Añadir probióticos y enzimas digestivas también puede ayudarle a obtener todos los nutrientes que necesita durante la ingesta de su comida para que no tenga que volver a alimentarse con las cacas. También es posible que tengas que considerar si le estás dando una cantidad adecuada de calorías y quizás aumentar la cantidad. Considere la posibilidad de que su veterinario le haga pruebas para detectar problemas médicos. Como mínimo, su perro debería someterse a una prueba de parásitos.

Otras soluciones y consideraciones

Existen aditivos alimentarios que puede dar a su mascota y que harán que sus heces no sean tan sabrosas para su paladar. La idea es que esto le disuada de querer comerlas. Esto puede ser peligroso, ya que los aditivos no siempre son naturales y pueden tener efectos secundarios. Muchos contienen glutamato, ajo y derivados de la pimienta que son tóxicos para los perros. Se tarda el mismo tiempo en rociar la caca que en recogerla, por lo que parece que limpiar los excrementos de su mascota es igual de fácil. Además, los estudios han demostrado que el spray sólo disuade a los perros en menos del 2% de las ocasiones de comer heces.

Otra opción es, al preparar su comida, añadir alimentos humanos que se cree que dan mal sabor a las heces. Poner calabaza enlatada y sin especias en su comida de perro para que no coma caca. También se cree que el zumo de piña y las espinacas cambian el sabor tentador, haciendo que la caca no sea apetecible. Los perros que viven en casas con otros perros también tienden a comer caca con más frecuencia. Esto suele deberse a que hay uno o varios perros que se comen su comida rápidamente y luego se la quitan a los demás. Alimentar a sus múltiples perros en varios lugares y proteger el cuenco de cada uno de ellos puede ayudarles a conseguir la comida que necesitan para que no la busquen en las cacas.

Conclusión

La mayoría de los perros no encuentran ningún problema en comer caca, ya sea solos o con otros animales. Para ellos, incluso puede oler y saber bien, y a menudo les proporciona los nutrientes que tanto necesitan. Las madres de perros limpian las cacas de sus propios cachorros como una forma de cuidarlos y nutrirlos. La ingestión de heces es habitual entre los perros. Antes de poder eliminar este comportamiento y detener la coprofagia, es necesario investigar el origen del deseo de su perro de comer caca, así como su acceso. Mantener su zona limpia, bien estimulada y bien alimentada puede evitar en gran medida que su bonito aliento de cachorro huela a caca.


Deja un comentario