¿Por qué los Basset Hounds son perezosos?

El Basset Hound se ha convertido en una popular mascota familiar. Tiende a tener sobrepeso debido a su amor por la comida. Esto le lleva a llevar un estilo de vida un tanto perezoso, ya que ser bajito y regordete no ayuda a un perro a estar activo y en forma. Su simpática cara arrugada se hizo muy conocida al ser la cara que contaba la historia de Hush Puppy. Las zapatillas Hush Puppy se hicieron populares en los años 50 y los Basset fueron su emblema de marca. El Basset Hound, aunque sea de baja estatura, sigue siendo un noble sabueso y perro de caza. El nombre del Basset proviene del francés, que significa bajo.

El Basset es muy bajo debido a una forma de enanismo conocida como acondroplasia. Los Basset tienen unas patas muy compactas, pero sus cuerpos son comparables a los de los perros de tamaño medio. Pueden pesar hasta sesenta libras y se inclinan por considerarse perros falderos. A los Bassets les encanta la comida y son propensos a la obesidad, lo que contribuye a su sensación de pereza. Tienen huesos pesados, son musculosos y suelen medir alrededor de 14″. No están hechos para actividades atléticas y, sin embargo, disfrutan saliendo a pasear con su familia.

La raíz del comportamiento

El Basset es un notable sabueso del olfato y está clasificado en segundo lugar después del Bloodhound. Los Basset están equipados con largas orejas que barren el suelo y captan todos los olores interesantes en el camino. El Basset Hound fue utilizado para la caza por los plebeyos franceses que no tenían caballos para cazar. El Basset era fácil de seguir ya que su cola de punta blanca se mantenía en alto y ayudaba a mostrar el camino en la caza. Por desgracia, los Bassets son propensos a la obesidad porque les encanta la comida. Es importante vigilar cuidadosamente los hábitos alimenticios del Basset Hound y controlar estrictamente su dieta. Se le pondrán los ojos de cachorro y hará que le des golosinas de más, y luego, al tener sobrepeso, no estará preparado para hacer ejercicio con regularidad. Al Basset Hound le encanta compartir el sofá con usted, pero es importante que no permita que su Basset salte sobre los muebles o los baje. Su estructura ósea pesada y sus patas cortas le causarán lesiones y ralentizarán aún más a su Basset.

Los Basset tienen personalidades plácidas y les gusta verse descansando en el sofá, pero son bastante grandes y pesados. Sus patas delanteras se giran hacia fuera para soportar sus pesados cuerpos y no los hacen parecer muy atléticos. En casa, los Basset son tranquilos, leales y perezosos, ya que les gusta tumbarse por la casa. Es imprescindible asegurarse de que reciben un buen programa de ejercicios. Se necesita paciencia para entrenar a un Basset, ya que son testarudos. Un Basset es inteligente, pero le gusta salirse con la suya. Responden bien a las recompensas de comida. El Basset Hound necesita un adiestramiento positivo y sensible, y no le interesarán los métodos duros para intentar sacarlo de su inercia percibida. Los Basset son maravillosos perros de familia, pero sus patas cortas y sus cuerpos pesados limitan sus niveles de actividad. Los paseos en familia son una forma favorita de ejercicio, pero no intente que su Basset nade o participe en competiciones de agilidad de acción rápida. El Basset es un rastreador de nota, pero tendrá que decidir si la caza está en el menú ese día.

Fomentar el comportamiento

Los Basset Hounds son encantadores perros de familia y adoran a los niños, pero su tendencia a comer en exceso les lleva a tener sobrepeso y a ser perezosos. Cuando sus patas son muy cortas, es difícil llevar un cuerpo pesado y parecer enérgico. El Basset con sobrepeso suele tener problemas de columna y articulaciones, por lo que el ejercicio regular es vital para estos perros de porte bajo, pero es importante desaconsejar que salten de los muebles. Las casas con muchas escaleras no son recomendables para los Basset Hounds, ya que subirlas supone un esfuerzo para su espalda. Cuando los Basset Hounds suben y bajan de los coches, necesitan apoyo para asegurarse de que no se estresan la espalda o las patas cortas y rechonchas. Los Basset son perros grandes con patas cortas. Hay varias enfermedades hereditarias que pueden contribuir a la naturaleza perezosa del Basset.

La panosteítis o «cojera deambulante» es una afección que se observa en los Bassets jóvenes, pero esta enfermedad se supera. El glaucoma puede dañar su visión y si el Basset entrecierra los ojos o se los frota podría ser un signo de esta enfermedad ocular. Sus patas y su columna vertebral son muy susceptibles de sufrir enfermedades hereditarias como la luxación de rótula, que afecta a la rótula. También son propensos a la enfermedad del disco intervertebral que causa problemas de espalda. Los perros con estas afecciones no serán mascotas hiperactivas y necesitarán descansar para no someter a sus huesos y articulaciones a una tensión adicional. Un veterinario podrá prescribir alimentos especialmente preparados para garantizar que el Basset reciba una dieta equilibrada y adecuada a sus necesidades.

Otras soluciones y consideraciones

A los Basset Hounds les encanta estar dentro de casa con sus familias. No se desenvuelven bien como perros de exterior y aúllan para formar parte de la manada y estar dentro con todo el mundo. Su obsesión por la comida es motivo de preocupación y, aunque son de baja estatura, pueden pararse sobre sus patas traseras y con sus largos cuerpos alcanzarán la parte superior de una mesa. El Basset se servirá a sí mismo la comida de la noche. La obesidad es un problema para los Bassets y esto afecta a su capacidad de participar en el ejercicio. La necesidad de dar paseos regulares para contrarrestar este problema debería formar parte de la rutina diaria del Basset. Un perro familiar perezoso, pero hogareño, es lo que hace del Basset una buena elección como compañero canino.

Conclusión

El Basset Hound es todo un personaje y sus entrañables ojos de cachorro y sus orejas caídas siempre serán una característica ganadora. Es un perro cariñoso con una predisposición a ser perezoso. Tal vez pueda entrenarlo para que le traiga las zapatillas y así puedan relajarse los dos juntos. Sin embargo, no se sorprenda si su actitud es realmente la de «chucho me persigues» mientras se aleja para obedecer sus órdenes.


Deja un comentario