¿Por qué los beagles son tan difíciles de pasear?

Los beagles son una de las razas de perro más populares en países de todo el mundo, y es fácil ver por qué. Estos simpáticos y alegres perros tienen olfato para las travesuras y les encanta estar rodeados de gente.

Pero si hay un problema común que los padres de mascotas de Beagle experimentan más que otros, es que los Beagles pueden ser bastante difíciles de pasear. Estos sabuesos superenergéticos tienen un gran instinto de presa y les encanta seguir sus narices, por lo que pasear a un Beagle puede ser a veces una batalla de voluntades. A su perro no le importa a dónde quiera ir, sólo quiere seguir el increíble olor que ha encontrado.

La buena noticia es que es posible evitar que su Beagle tire de la correa y convertir sus paseos juntos en una experiencia mucho más relajante. Siga leyendo para saber cómo.

La raíz del comportamiento

¿Qué tienen los Beagles en contra de los paseos? Bueno, nada en particular. Los Beagles son perros enérgicos y prosperan con la actividad regular – es sólo que a menudo tienen una idea diferente a la de sus padres sobre la dirección que debe tomar cada paseo.

Esto se debe a que los beagles son sabuesos. Criados originalmente para cazar conejos, estos hermosos caninos tienen una merecida reputación de tener un fuerte instinto de presa y uno de los mejores olfatos del sector.

Así que probablemente no le sorprenderá saber que a los beagles les encanta olfatear. No importa dónde estén o qué estén haciendo, siempre tienen la nariz pegada al suelo. Cuando perciben un olor interesante, quieren seguirlo a expensas de todo lo demás. Y cuando sales a pasear, «todo lo demás» eres tú y tu ruta de paseo planificada.

Por eso los Beagles también tienen fama de ser bastante testarudos y de no escuchar a su gente, y por eso su Beagle a menudo acaba caminando con usted en lugar de hacerlo a la inversa.

Fomentar el comportamiento

Si pasear a su perro es una experiencia estresante, frustrante e incluso físicamente dolorosa, ¿por qué molestarse? Hay muchas razones por las que pasear a su Beagle debería formar parte de su rutina diaria.

Todos los perros necesitan hacer ejercicio con regularidad para mantenerse en forma, pero es especialmente importante para una raza enérgica como el Beagle. Estos magníficos perros están siempre en movimiento y necesitan mucha actividad cada día para su salud y felicidad.

Y no hay forma más fácil de ejercitar a su perro que sacarlo a pasear. Los paseos combaten la obesidad, proporcionan una gran estimulación mental a su mascota y son una forma estupenda de establecer un vínculo entre usted y su cachorro. Descubra más en nuestra guía sobre los 8 principales beneficios de los paseos diarios con perros.

Por supuesto, hay muchas otras formas de ejercitar a su Beagle y ofrecerle un reto mental al mismo tiempo. Los juegos y deportes que les permiten poner en acción su sentido del olfato son una gran idea, así que pruebe opciones como el trabajo de la nariz y el rastreo. Encontrará algunas ideas más para empezar en nuestra guía de las mejores actividades para Beagles.

También conviene recordar que un paseo corto no es suficiente para su perro. Los beagles necesitan paseos más largos que les ayuden a quemar algo de energía física y mental, mientras que el juego y la exploración fuera de la correa (en una zona vallada con seguridad) también ayudarán a garantizar que se satisfagan sus necesidades de ejercicio.

Otras soluciones y consideraciones

Los beagles suelen figurar en las listas de perros difíciles de adiestrar. Sin embargo, aunque tienen una vena independiente y no están tan dispuestos a complacer como otras razas, son totalmente adiestrables.

Al igual que con cualquier otra raza, lo mejor es empezar a adiestrar a su cachorro Beagle en cuanto lo lleve a casa. Utiliza el refuerzo positivo y un método basado en recompensas para enseñar a tu bebé de peluche cómo quieres que se comporte, y asegúrate de tener una buena dosis de paciencia en la manga.

Además de todos los aspectos básicos de la obediencia, como sentarse, quedarse y venir cuando se le llama, también es importante centrarse en los buenos modales con la correa de tu cachorro. Adiestrar a un Beagle para que camine con la correa es un proceso continuo, y es mejor empezar en casa, donde hay menos distracciones. Las golosinas también son una parte importante del proceso de adiestramiento, ya que estos perros orientados a la comida siempre buscan un sabroso tentempié.

Empiece premiando a su perro con una golosina en cuanto le enganche la correa. Esto creará inmediatamente una asociación positiva con la correa y centrará la atención de su perro en usted.

Y ahí es exactamente donde quiere que permanezca su atención durante todo el proceso de adiestramiento. Si su perro sabe que será recompensado por hacer lo que usted quiere, será más probable que se centre en usted y no en cualquier distracción no deseada.

Si su Beagle es un tirador problemático, puede utilizar un arnés especial que distribuya mejor el peso sobre el pecho y los hombros en lugar de concentrarlo en el cuello. También hay collares especiales para la cabeza diseñados para evitar que su perro tire, pero asegúrese de evitar los collares de púas y de ahogo, o cualquier otro producto que impida los tirones causando dolor a su perro.

Conclusión

Cuando se trata de detener un Beagle tirando de la correa, hay un par de opciones para elegir. Para algunos perros, parar en seco en cuanto empiecen a tirar (y recompensarlos cuando vuelvan a su lado) es el mejor enfoque. Para otros, caminar en la dirección opuesta al olor que quieren seguir les enseñará que tirar no les llevará a donde quieren ir.

Recuerde tener a mano un suministro constante de golosinas para recompensar a su Beagle por hacer lo correcto. También es importante que no se enfade ni se frustre con su Beagle por tirar de la correa para intentar seguir un olor, ya que todo lo que está haciendo es seguir sus instintos naturales.

Mantenga la calma, sea paciente y siga adelante. Haga que el entrenamiento forme parte de su rutina diaria y su constancia se verá recompensada.

Por último, proporcionar muchos ejercicios regulares y estimulación mental también ayudará a garantizar que, cuando le ponga la correa, su Beagle estará más dispuesto a permanecer a su lado.

¿Necesita ayuda para enseñar a su Beagle buenos modales con la correa? Solicite una sesión con un adiestrador de perros a domicilio con Wag! hoy mismo. Con una sesión personalizada de un entrenador de 5 estrellas, pasear a su Beagle se convertirá en una experiencia mucho más relajante.


Deja un comentario