Por qué los perros pueden encontrar el camino a casa

Hay muchas historias desgarradoras sobre perros perdidos que encuentran el camino a casa. Estas historias muestran lo increíbles que son los perros cuando confían en sus sentidos y en sus habilidades innatas para encontrar la dirección correcta que les lleve al lugar donde quieren estar. La conocida historia del Viaje Increíble también fue llevada al cine. Dos perros y un gato encontraron el camino a casa enfrentándose a todo tipo de peligros y desafíos. ¿Cómo se las arreglan los perros para ponerse en marcha y buscar el camino a casa? No tienen un GPS ni un mapa convencional, pero sí unos sentidos muy afinados y el deseo de reunirse con sus familias humanas. Si observa con atención, verá que los perros marcan su espacio personal en cada ocasión. Es otra forma de asegurarse de que pueden encontrar el camino a casa. Cuanto mayor sea la distancia, mayor será el reto, pero se puede hacer, y los perros encuentran el camino a sus casas en circunstancias inusuales.

La raíz del comportamiento

Los perros nacen con unos sentidos del olfato, la vista y el oído muy potentes, y estos sentidos les han permitido seguir el camino de vuelta si se han alejado de su hogar. En los antiguos tiempos de la caza del lobo, estos eran los sentidos que ponían a los perros en el camino de vuelta a la manada. En la vida del perro urbano es más difícil, pero los perros de hoy en día han demostrado a los científicos que no sólo dependen de sus detectores sensoriales inmediatos. Los perros también tienen algo llamado «magnetorrecepción», que es la capacidad de percibir la dirección basándose en los campos magnéticos que forman parte del magnetismo terrestre. Los científicos siguen investigando este fenómeno. Hay pruebas de que los perros tienen una molécula sensible a la luz llamada criptocromo que puede regular los ritmos circadianos y que está presente en perros, zorros, lobos, tejones y osos. La detección de esta molécula está estrechamente relacionada con la misma molécula presente en las aves migratorias que atraviesan los océanos y los países para participar en diferentes condiciones climáticas.

Los perros y sus antepasados también son capaces de hacer mapas mentales de la zona en la que viven y cazan. Los perros toman nota de los distintos puntos de referencia y marcan con su olor los distintos árboles, arbustos y postes del camino. El marcado con el olor y la visualización de la dirección y los puntos de referencia conocidos hacen que su perro sea muy consciente del territorio en el que vive. Además de esta capacidad para conocer su entorno, los perros tienen un increíble sentido del olfato. Utilizan este sentido del olfato para captar los diferentes mensajes olfativos que les dejas tú y los demás animales de la zona. Cuando sale a pasear, su perro tiene la nariz pegada al suelo para olfatear las noticias diarias de quién ha paseado por dónde y cuándo. Todas estas señales se almacenan en el banco de memoria de su perro. Los perros tienen una forma muy interesante de rastrear y se les ve moverse por una zona en círculos superpuestos. Esto les ayuda a imprimir su olor, junto con el de otros, para cubrir la zona por completo. Su perro puede detectar diferentes olores en un radio de diez millas. Si alguna vez su perro se pierde y quiere llamar su atención sobre dónde está su casa, pruebe a poner unos calcetines malolientes o unas zapatillas deportivas sudadas en la puerta. Su perro utilizará ese olor para rastrear y encontrar el camino a casa.

Fomentar el comportamiento

Las increíbles historias de cómo los perros han encontrado el camino a casa, a través de grandes distancias, han llevado a algunos conductistas a creer que los perros tienen un sexto sentido. Cuando es necesario utilizar sus habilidades psíquicas, los perros son capaces de detectar cómo encontrar a sus seres queridos desde una gran distancia. Los perros están tan bien sintonizados con sus familias que pueden navegar a través de grandes distancias y durante largos periodos de tiempo sólo para reunirse con sus familiares. Además, a los perros les gusta recibir recompensas por su buen comportamiento. Si su perro recuerda que usted es el que lleva las golosinas y las palabras amables, entonces encontrarle es un factor muy importante en la vida de su perro. Los perros son animales sociales y es importante para ellos estar con su manada o con su grupo familiar. Un animal domesticado depende más que nunca de la comida y los cuidados que recibe de las personas y eso es una buena razón, si eres un perro, para encontrar el camino a casa También es cierto que la familia del perro está haciendo un gran esfuerzo para encontrar a su compañero canino y, por lo tanto, con el equipo de búsqueda y rescate y el comportamiento instintivo del perro, hay muchas posibilidades de que los perros puedan encontrar el camino a casa.

Otras soluciones y consideraciones

Aunque los perros no tienen un dispositivo de búsqueda, tienen varios recursos a los que pueden recurrir para encontrar el camino a casa. Tienen sus sentidos instintivos y muy afinados y se ha sugerido que los perros pueden aprovechar la PSI, el arte de la parapsicología. Esto explicaría su capacidad para localizar sus hogares tras recorrer largas distancias en circunstancias difíciles. La parapsicología estudia la relación entre los organismos vivos y el entorno exterior. La PSI utiliza la capacidad de combinar la mente sobre la materia y las habilidades de supervivencia junto con la telepatía y la precognición. Se sabe que los perros anticipan el regreso de sus dueños sin previo aviso, simplemente saben cuándo va a sonar el timbre. Su perro tiene unos sentidos y una intuición increíbles y puede encontrar el camino a casa. Las combinaciones de detección sensorial, mapeo mental, rastreo y habilidades de supervivencia contribuyen a ayudar a los perros a encontrar el camino a casa.

Conclusión

Se han escrito historias, películas y canciones para celebrar la increíble capacidad de rastreo de los perros. En «Dog Talk» se dice que se vio a un perro meter la nariz en la humedad superficial de la huella de un ciervo. El perro cerró los ojos como si estuviera escuchando y el autor sintió que el perro estaba escuchando, pero no a los alrededores. El perro estaba escuchando la «música salvaje y elevada del olfato» y de eso sabemos muy poco. La lectura de este nivel de sensibilidad seguramente humillará nuestras capacidades humanas en comparación con las caninas. Su nivel de sensibilidad hacia el entorno es asombroso y esto les ayuda a encontrar el camino a casa.


Deja un comentario